¡¿Estás despierto?!

¡¿Estás despierto?!

 

¡¿Ey, despertaste?!

La vida te habla todo el tiempo: en una foto, en un video, en la televisión, en los mares de internet; en la palabra de un amigo, de un familiar, o de cualquier desconocido en el bondi.

Ahí están las señales que te dicen: ¿Y? ¿No te vas a cuestionar eso?

¿No te vas a poner en movimiento?

¡Ahí hay algo, loco!

¡Hay algo loco ahí dentro! Algo que despierta tu espíritu, prende la llama y tu corazón lo acciona, sólo – y simplemente – para aprender eso.

¡Sí, eso! Invisible, mágico, inmaterial. Como una señal, tan abundante como lo justo.

Aunque no lo creas, la vida está llena de señales para todos, a cada momento; pero las cosas simples te cuestan ver, por más simple que sean.

Mirá dentro de una flor y encontrarás la creación, mirá la sonrisa de una madre y verás el amor de la creación.

El inocente cuestionamiento de un niño abre puertas pero, ¿estás preparado para todos los regalos de la vida que significan las respuestas a cada uno de esos cuestionamientos?

¡Si tú despiertas, yo despierto!

Y mira adentro tuyo, como si miraras adentro de una flor.

 

Esta entrada tiene un comentario

  1. Muy bueno loco. hay que darnos un tiempito para conectarnos más, con todo lo cotidiano..

Deja una respuesta

Cerrar menú