El genio feliz

El genio feliz

¿Por qué, para llegar al deseo que cumple el genio, tengo que atravesar “La Odisea” para conseguir la lámpara?

¿Cuáles serán los mares mentales que me lleven a dicho tesoro?

¿Y si algunos de esos cuentos, mitos o leyendas; cuevas, laberintos y templos; magos, hechiceros y genios; existen dentro mío, dentro tuyo? ¿Quién sabrá el fin de la inmortalidad?

Pero inmortales son, para mí, esos versos que en segundos mentales transforman barcos en alfombras voladoras, que navegan e ingresan en cuerpos-templos para esa bendita experiencia sánscrita de frotar la lámpara y hablar con tu genio.

¡Si él sabe, tú sabes! Si tú despiertas, yo despierto.

El genio ocurre o despierta cuando abres o frotas las puertas del saber interior, y donde esos pensamientos más sublimes toman forma y te revelan La Visión.

Después del éxtasis, escuchad atentamente lo que dice el genio, pues te ayudará a elegir sabiamente tú próximo deseo.

Eternos agradecimientos serán mis pensamientos para con ustedes.

Deja una respuesta

Cerrar menú