El genio feliz

¿Por qué, para llegar al deseo que cumple el genio, tengo que atravesar “La Odisea” para conseguir la lámpara? ¿Cuáles serán los mares mentales que me lleven a dicho tesoro? ¿Y si algunos de esos cuentos, mitos o leyendas; cuevas, laberintos y templos; magos, hechiceros y genios; existen dentro mío, dentro tuyo? ¿Quién sabrá el fin de la inmortalidad? Pero inmortales son, para mí, esos versos que en segundos mentales transforman barcos en alfombras voladoras, que navegan e ingresan en cuerpos-templos para esa bendita experiencia sánscrita de frotar la lámpara y hablar con tu genio. ¡Si él sabe, tú sabes! Si tú despiertas, yo despierto. El genio ocurre o despierta cuando abres o frotas las puertas del saber interior, y…

Sin comentarios

Carta a uno mismo

  Cuándo comprenderá la gente que de esta vida no se lleva ni un solo centavo. ¡Sí! ¡Ni uno solo! Sólo se lleva lo aprendido en experiencias. ¿Qué pensás? Qué si en esta vida sos rey, príncipe, trillonario; ¿ya está? ¿Ya te salvaste? ¿No te vas a dar la oportunidad de vivir las experiencias de la otra cara? No comprendo: festejamos Nacimiento, Muerte, y Resurrección a los 3 días; ¿y no queremos comprender la reencarnación? Si lo que hacés, vuelve. – Yo engañé, hice sufrir y llorar… y me engañaron, sufrí y lloré -. ¡No te lo tomes personal! ¿Pero, qué querés que haga? ¿El Diario de las pálidas? ¿El Diario de las malas noticias? ¿El Diario de la eterna…

Sin comentarios
Cerrar menú